Finsalud participará en una jornada sobre Fraudes y Salud en la Escuela Nacional de Sanidad

Finsalud participará en una jornada sobre Fraudes y Salud en la Escuela Nacional de Sanidad

La Escuela Nacional de Sanidad (ENS) celebrará el próximo 3 de octubre una jornada centrada en los efectos que los fraudes financieros han tenido en la salud de las personas que los han padecido. Desde la institución sugieren que “la magnitud de estos fraudes en plena crisis económica los convierten en un problema con consecuencias para la salud de la población”, y enfatizan en que “deberían ser objeto de investigaciones de salud pública”. La fundación Finsalud, pionera en la investigación en este campo en España participará en esta jornada, que se desarrollará de 9:00h a 17:00h en la Sala Francisco Xavier Balmis de la ENS.

El encuentro, abierto al público, tiene el objetivo de informar a la comunidad científica española sobre la magnitud de los fraudes financieros que han tenido lugar desde que comenzó la crisis económica en el año 2008 y sobre el posible impacto para la salud de las personas que han sufrido estos fraudes, según han apuntado los organizadores en nota de prensa. Por otro lado, también se discutirán los aspectos metodológicos de diseños de estudios poblacionales que podrían llevarse a cabo para producir evidencia científica que permita establecer asociaciones entre los fraudes financieros y el deterioro de la salud de las personas afectadas.

“Los fraudes financieros han afectado a cientos de miles de españoles en los últimos años. Las malas prácticas bancarias han llevado a la pérdida de los ahorros de las personas mayores y a la ruina económica de muchas familias jóvenes. Se desconocen los efectos de estos fraudes sobre la salud física y mental de las personas afectadas aunque se pude argumentar que las personas defraudadas han sido sometida a un estrés crónico que solo puede ser tóxico para su salud”, han explicado desde la Escuela Nacional de Sanidad. Este es precisamente el campo de investigación de los miembros de la fundación Finsalud, que estará representada en tres de las cinco mesas redondas de la jornada. El trabajo de Finsalud ha suscitado interés en España pero también lejos de nuestras fronteras. Prueba de ello es que la fundación participará el próximo febrero en unas jornadas en Canadá con el objetivo de impulsar un proyecto internacional en el campo de los fraudes financieros y la salud.

El próximo 3 de octubre, será el presidente de la Fundación Finsalud y también miembro de la Real Academia de Medicina, José Manuel Ribera, quien abra la jornada en la Escuela Nacional de Sanidad. El patrono de Finsalud y profesor de Derecho del Mercado Financiero de la Universidad Carlos III de Madrid, Fernando Zunzunegui, hablará sobre las malas prácticas bancarias como respuesta a la gran recesión del 2008. Por su parte, Ángel Otero, quien fuera Director del departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública en la Universidad Autónoma de Madrid, y también miembro del comité científico de Finsalud, basará su exposición en las hipótesis sobre los efectos de los fraudes bancarios en la salud de la población. Milena Gobbo, quien durante meses ha coordinado el proyecto ‘Fraudes financieros y Salud’, presentará los resultados preliminares del estudio, que cifran en un 85% los afectados por preferentes que tienen salud regular o mala. María Victoria Zunzunegui, profesora de la Universidad de Montreal, hará mención a la inferencia causal, y serán Roberto Serrano, presidente de Adabankia y patrono de Finsalud, y Patricia Suárez, presidenta de Asufin y también patrona, quienes cerrarán el acto, dando a conocer la posición de los usuarios financieros.

 

DATOS DE INTERÉS

Jornada Fraudes financieros y salud

Fecha: 3 de octubre de 2016

Lugar: Escuela Nacional de Sanidad. Sala Francisco Xavier Balmis

Hora: 9:00H-17:00H

Entrada gratuita hasta completar aforo

Nota de prensa de la Escuela Nacional de Sanidad

 

PROGRAMA

9:00-9:30 Presentación de la jornada.

Dra. Pilar Aparicio. Directora de la Escuela Nacional de Sanidad y Directora del IMI-ENS

Dra Paloma Collado, Profesora del Dpto de Psicobiología; Facultad de Psicología; UNED y Subdirectora del IMI-ENS

Dr. José Manuel Ribera, Presidente de la Fundación Finanzas y Salud, Finsalud.

9:30-10:30 Mesa redonda 1. Los fraudes financieros durante la crisis económica Moderadora: Sra. Milena Gobbo.

Profesor Fernando Zunzunegui. Profesor asociado de Derecho Bancario. Universidad Carlos III. Abogado especialista en derecho bancario. Madrid. Las malas prácticas bancarias como respuesta a la gran recesión del 2008.

D. Carlos Díaz. Director Relaciones Administrativas de Alianza por la Solidaridad y Presidente del Observatorio de Responsabilidad Social Corporativa. La ética y los derechos humanos en la actividad de los bancos.

Profesor Juan A. Gimeno. Catedrático de Economía de la UNED y Presidente de Economistas sin Fronteras. Una pandemia llamada financiarización

10:30-11:00 Pausa café

11:00-12:15 Mesa redonda 2: Los efectos biológicos del estrés crónico en la salud. Moderador: Dr. Angel Otero. Universidad Autónoma de Madrid

Profesor Juan Carlos Leza. Dpto. de Farmacología. Fac. de Medicina. Univ. Complutense de Madrid.
CIBERSAM. Efectos del estrés crónico en la inflamación, en la respuesta del eje HPA.

Dr. Alberto Fernandez Liria. Los efectos del estrés crónico en la salud mental de la población. Departamento de psiquiatría. Universidad Alcalá de Henares.

12:15-13:30 Mesa redonda 3: Presentación del estudio Fraudes bancarios y salud. Moderadora: Dra. Belén Sanz. Escuela Nacional de Sanidad. Instituto de Salud Carlos III.

Dr. Angel Otero. Departamento de medicina preventiva. Universidad Autónoma de Madrid. Las hipótesis sobre los efectos de los fraudes bancarios en la salud de la población

Sra. Milena Gobbo. Ex coordinadora del proyecto ‘Fraudes financieros y Salud’. Resultados del estudio sobre los fraudes bancarios: preferentes e hipotecas multidivisas

13:30- 14:30 Pausa Comida

14:30-15:30 Mesa redonda 4: Discusión sobre aspectos metodológicos de diseños de estudios poblacionales sobre los efectos de los fraudes financieros en la salud de la población. Moderación: Dr. Rafael Gabriel. Escuela Nacional de Sanidad. Instituto de Salud Carlos III.

Dra. Julia Bolívar–Muñoz. Técnico Técnica del Área de Salud Pública. Escuela Andaluza de Salud Pública. Desafíos metodológicos en los estudios sobre el impacto de los desahucios y la pobreza energética en la salud.

Dr. J Antonio Córdoba. Técnico de Salud Pública. Delegación Territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de Andalucía & Department of Public Health and Clinical Medicine, Epidemiology and Global Health, Umeå University. Desafíos metodológicos en los estudio sobre el impacto de la crisis en las desigualdades en salud mental.

15:30-16:15 Mesa redonda 5: La inferencia causal: Condiciones necesarias para argumentar causalidad a partir de los estudios observacionales. Moderación: Dra. Belén Sanz. Escuela Nacional de Sanidad. Instituto de Salud Carlos III.

Profesora Maria Victoria Zunzunegui. Departamento de Medicina Social y Preventiva, Universidad de Montreal. La inferencia causal.

Dr. Alfonso Muriel.Unidad de Bioestadística. H. Ramón y Cajal. Condiciones necesarias para argumentar causalidad a partir de los estudios observacionales.

Dra. Belén Sanz. Escuela Nacional de Sanidad. Conclusiones sobre protocolos que podrían ser financiados en las convocatorias nacionales (MINECO, AES/AESI) y la Comunidad Europea.

16:15-17:00 Clausura.

Dr. Rafael de Andrés Medina, Jefe de Área de la SG de Programas Internacionales de Investigación y Relaciones Institucionales del ISC III y representante en el Joint Programming Initiative: More Years-Better Lives

Dr. José Manuel Ribera, Presidente de Finsalud,

Sr. Roberto Serrano, presidente de Adabankia y patrono de Finsalud.

Sra. Patricia Suarez, presidenta de ASUFIN y patrona de Finsalud.

Finsalud participará en Canadá en una jornada sobre fraudes financieros y salud

Finsalud participará en Canadá en una jornada sobre fraudes financieros y salud

La Fundación Finsalud asistirá en febrero de 2017 a un taller que se celebrará en Canadá para impulsar un proyecto internacional sobre fraudes financieros y salud. Este jueves tuvo lugar una reunión en la sede de la fundación a la que asistieron representantes de Finsalud y de Madrid Salud del Ayuntamiento de Madrid, investigadores del proyecto europeo Survey of Health, Aging and Retirement in Europe (SHARE) y la investigadora del Instituto de Salud Pública de la Universidad de Montreal, Emmanuelle Bélanger.

Bélanger expuso que ha solicitado financiación a los Institutos Canadienses de Investigación en Salud para celebrar un taller en Montreal sobre ‘Fraudes financieros en Salud’ al que han sido invitados investigadores de Finsalud y del equipo español del proyecto SHARE, además de otros investigadores de Bélgica, Francia e Italia. Todos ellos se reunirán para impulsar un proyecto de investigación europeo–canadiense sobre este tema. Se solicitará financiación a la Comunidad Europea para llevar a cabo este nuevo proyecto dentro de la iniciativa More Years –Better Lives (Más años- Mejores vidas).

“Esperamos que los resultados de ese programa de investigación puedan guiar una reforma legal con respecto a la prevención del fraude, teniendo Canadá como un punto de referencia de buenas prácticas”, indicó Bélanger este jueves. “Madrid Salud valorará la posibilidad de ampliar el conocimiento de la prevalencia de personas en esta situación en la ciudad de Madrid a través de la próxima encuesta municipal de salud”, han indicado los representantes de Madrid Salud, Eduardo Pedrero y Mercedes Rodríguez.

En Canadá, ha explicado Bélanger, las leyes son estrictas y la mayoría de los fraudes financieros son cometidos por asesores sin licencia. En Quebec, la Autorité des Marchés Financiers controla las actividades de los asesores. Las víctimas suelen ser personas mayores, un colectivo más vulnerable porque “no tienen tiempo y energía suficiente para trabajar y ahorrar de nuevo. Es también un problema de justicia social”. “La investigación piloto de Finsalud es muy importante para establecer que hay indicios de un impacto en la salud física y mental de la población afectada y que vale la pena estudiar este impacto en la población general”, ha indicado.

Durante la reunión se puso en valor la potencialidad del proyecto ‘Finanzas y Salud’, una investigación científica pionera en España emprendida por la Fundación Finsalud, que en sus resultados preliminares ha determinado que el 85% de los preferentistas sufre insomnio, ansiedad dolencias cardíacas, teniendo una salud regular o mala. Cifra que alcanza el 75% en los afectados por hipotecas multidivisa. Tal y como explicó a la prensa una de las responsables del proyecto, María Victoria Zunzunegui, profesora de la Universidad de Montreal, “hay personas que han sufrido accidentes cerebrovasculares, infartos de miocardio, depresiones graves, intentos de suicidio y suicidios consumados. La dificultad es acceder a una muestra amplia de afectados, que muchas veces no reconocen que han sido engañado”.

La muestra del estudio ‘Finanzas y Salud’ es cercana a las 200 personas, aunque se aspira a las 800. Lo cierto es que este estudio científico sienta las bases y abre una línea de investigación para futuros proyectos como el que se pretende impulsar en 2017, en opinión de Ángel Otero, del comité científico de Finsalud, quien ha explicado que el proyecto piloto de la fundación “supone una oportunidad de hacer un estudio más definitivo”.

Yarine Fawaz y Pedro Mira, responsables en España del proyecto europeo SHARE, han hecho hincapié en la importancia de la prevalencia: “Es fundamental constatar una prevalencia de fraudes lo suficientemente grande en la población de personas mayores para poder comparar la salud de los grupos de personas afectadas y no afectadas por los fraudes dentro de la muestra de participantes en el SHARE”. Mira ha reconocido que estamos ante un tema de “de obvio interés, ya que hasta 3 millones de personas suscribieron preferentes entre 1998 y 2012”. La prevalencia es un primer paso esencial antes de añadir preguntas a las encuestas de salud.

Desde el punto de vista jurídico, el abogado y patrono de la fundación Finsalud Fernando Zunzunegui ha indicado que en España se han presentado “más de 100.000 demandas” por preferentes y otros productos complejos. En Bélgica, ha explicado, se suspendió la comercialización de este tipo de productos y se acaba de prohibir la comercialización de los más arriesgados. “La gravedad de este asunto es que quien ha provocado esta situación ha sido la persona de confianza del banco de toda la vida”, sostiene.

También estuvieron presentes en la reunión José Manuel Ribera, presidente de Finsalud, Roberto Serrano, presidente de Adabankia y tesorero de la fundación, y la también patrona de la fundación Patricia Suárez, presidenta de Asufin.

Finsalud llega a un centenar de afectados por preferentes en La Bañeza (León)

Finsalud llega a un centenar de afectados por preferentes en La Bañeza (León)

La Fundación Finsalud presentará este sábado 2 de julio en La Bañeza (León) su proyecto a un centenar de afectados por preferentes. Finsalud estará representada por el miembro del patronato y también presidente de Adabankia, Roberto Serrano, quien repartirá los cien cuestionarios científicos del estudio Finanzas y Salud, que tiene el objetivo de conocer los efectos que han tenido las malas prácticas bancarias en la salud de las personas que las padecen.

El evento se enmarca dentro de la Asamblea Anual que celebrará la Asociación de Afectados por Productos Bancarios del Banco CEISS.

Roberto Serrano ha explicado que la llegada de Finsalud a estos afectados, además de suponer “un incremento importante de la muestra para el estudio”, que ya cuenta con resultados preliminares –no definitivos- también es un gran paso en la labor de reconocimiento de la fundación.

 

Datos de interés

Día: 2 de julio de 2016

Hora: 12 horas

Lugar: Salón Centro Cultural de las Tierras Bañezanas (La Bañeza

El abogado Eugenio Ribón se incorpora a Finsalud

El abogado Eugenio Ribón se incorpora a Finsalud

El abogado Eugenio Ribón se incorporó a la Fundación Finsalud el jueves 30 de junio como patrono. Ribón es abogado ejerciente del Ilustre Colegio de abogados de Madrid. Es licenciado en Derecho, Graduado Superior en Ciencias Jurídicas y Máster en Asesoría Jurídica de Empresas por ICADE. Su experiencia en el campo de la protección de los consumidores y usuarios refuerza el patronato de la fundación, en la que también se encuentran profesionales de reconocida trayectoria en medicina, derecho y economía.

Su incorporación fue aprobada por unanimidad en la reunión de seguimiento celebrada el jueves 30 de junio en la sede de Finsalud, a la que acudieron el presidente, José Manuel Ribera, los miembros del patronato Fernando Zunzunegui, Roberto Serrano y Patricia Suárez, y los miembros del comité Científico María Victoria Zunzunegui y Milena Gobbo, que comunicó su baja.

Como ponente ha participado en múltiples jornadas, seminarios y congresos nacionales e internacionales. Es autor de diversos manuales y artículos jurídicos sobre protección de consumidores y usuarios.

“Los fraudes financieros no solo se han llevado los ahorros de miles de familias, sino también las han arrastrado a la desesperación y al sufrimiento tras una vida de esfuerzo. Se les ha robado su salud. Y ese daño ni puede quedar impune para quien actuó maliciosamente frente a los usuarios ni invisible para la sociedad y sus gobernantes. La actuación de Finsalud enciende una luz imprescindible para hacer visibles estos abusos y evitar su reiteración en el futuro”, manifestó Ribón, que ya participó en su primera reunión de trabajo.

La fundación Finsalud sigue trabajando de forma activa en el estudio Finanzas y Salud, que tiene el objetivo de analizar el efecto que las malas prácticas financieras han tenido en la salud de las personas que las padecen.

IMG_067523De derecha a izquierda. Eugenio Ribón, Patricia Suárez, Milena Gobbo, Mª Victoria Zunzunegui, Fernando Zunzunegui, Roberto Serrano y José M. Ribera

Un «banco malo» puede perjudicar seriamente la salud

Un «banco malo» puede perjudicar seriamente la salud

Publicado en ABC.es por Rafael Ibarra

Las personas afectadas por un fraude bancario, como las preferentes, tienen un mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares, cerebrovasculares y metabólicas, depresión y crisis de ansiedad, un deterioro de la calidad del sueño y un empeoramiento de la calidad de vida.

Casi un 85% de las personas afectadas por las preferentes tienen una salud regular o mala. Son algunos de los primeros resultados del estudio científico «Finanzas y Salud» que trata de desvelar los efectos nocivos que los fraudes bancarios han provocado en la salud física y mental de la población afectada por participaciones preferentes e hipotecas multidivisa entre los años 2008 y 2013 en España.

El informe, detalla a ABC su autora, María Victoria Zunzunegui, de la Universidad de Montreal (Canadá), refleja que la salud mental los afectados por preferentes es regular o mala en el 85% de los casos, frente a un 20% en la Encuesta Nacional de Salud, y la de los afectados por hipotecas multidivisa también lo es en el 95% de los casos, mientras que en la Encuesta Nacional de Salud sólo se refleja en un poco más del 10% en personas de edad comparable.

Y esta información no es baladí, al menos en algunos países como Canadá donde, señala Zunzunegui, la Corte Suprema de Quebec condenó a tres grandes compañías de tabaco a pagar más de 15.000 millones de dólares en compensación por los daños en la salud causados a 100.000 quebequenses. Fue resultado del trabajo realizado por un grupo de investigación epidemiológica, que demostró que más del 90% de los cánceres de pulmón, garganta o laringe en la población de fumadores son legalmente atribuibles al tabaco. Esta sentencia, cree la investigadora, sienta jurisprudencia mundial.

«Además de estudiar los efectos tóxicos de productos químicos como el tabaco, se puede usar la ciencia para estudiar los efectos tóxicos de las malas prácticas bancarias. Sin embargo, el camino a recorrer es largo. Hay que reconocer que la sentencia del Tribunal supremo de Quebec contra las tres compañías tabacaleras se ha producido después de 17 años de procesos judiciales», afirma Zunzunegui. En España, apunta, una jueza condenó a Bankia a indemnizar con 6.000 euros a un matrimonio por causarle un daño moral irreparable.

Estigma y vergüenza

Aunque de muestra reducida, el estudio cuenta con la participación de 116 afectados, aspira a una muestra definitiva de 800. «La dificultad es acceder a una muestra amplia de afectados, que muchas veces no reconocen que han sido engañados. Las variables de culpabilidad o vergüenza juegan un papel importante. A través de quienes tienen los datos de las transacciones registradas, por razones justificadas de salud pública, podríamos tener información de las personas que han adquirido esos productos y han sido objeto de fraude», comenta Zunzunegui.

Preguntada sobre si existe una relación entre perder el dinero en un fraude bancario y la calidad de vida y la salud de las personas, la investigadora a dicho a ABC que «no hay ningún estudio científico hasta la fecha que permita responder a esta pregunta. Hay personas que han sufrido accidentes cerebrovasculares, infartos de miocardio, depresiones graves, intentos de suicidio y suicidios consumados. Estas observaciones en individuos apoyan una relación causa -efecto, pero no permiten estimar el daño que estos fraudes tienen sobre la salud de una población». Hemos visto , añade, que «hay pérdidas de salud física y mental y nuestra hipótesis es que hay un aumento en el riesgo de enfermedades cardiovasculares, cerebrovasculares y metabólicas, mayor incidencia de depresión y crisis de ansiedad, un deterioro de la calidad del sueño y un empeoramiento de la calidad de vida en las personas afectadas por estos fraudes bancarios».

A mayor estafa, mayor daño

Y el efecto sobre la salud va en relación a la cantidad de dinero defraudado. «Pensamos que existe un efecto de dosis respuesta: las pérdidas de los ahorros por fraude tendrán consecuencias más graves cuanto mayor sean estas pérdidas en proporción o en relación con el total de los ahorros y en relación al total de los ahorros. Por ejemplo, pérdidas de 20.000 euros tendrán mayores consecuencias para una persona que tenía ahorrados 25.000 euros que para una persona que tenía 500.000».

«Estresor crónico»

Los investigadores creen que el fraude bancario es un «estresor crónico» que es capaz de producir en el cuerpo humano los efectos sistémicos que se observan en individuos sometidos a este tipo de estrés: alteraciones metabólicas, vasculares, inflamatorias e inmunes. «Estas alteraciones –señala Zunzunegui- producirían aumentos en el riesgo cardiovascular, en el de diabetes y de depresión. Además la inflamación crónica lleva a un envejecimiento acelerado que sería observable en una mayor lentitud de la marcha y mayores pérdidas de fuerza muscular». Pero además el fraude bancario produce sentimientos de «culpa e ira» que contribuyen al estrés crónico de la perdida.

Aunque la investigadora reconoce que los datos son demasiado preliminares y la muestra demasiado pequeña para concluir sobre patologías concretas., si hemos observado «una proporción muy elevada de mala salud física (85%) y de patología mental (95%)».

¿Soluciones?

«La mejor prevención consistiría en educar a los banqueros para que abandonen la conducta deshonesta que han seguido hasta ahora. Un reciente estudio llevado a cabo en Suiza y publicado en «Nature» demuestra que los «banqueros pueden comportarse de forma honrada» cuando se les observa en condiciones de control pero cuando se les recuerda que son banqueros, «tienden a adquirir quieren comportamientos deshonestos».

El problema en España es que no parece ponerse remedio a esta situación: «A pesar de que estos fraudes afectan a más de un millón de españoles y que recientemente la Unión Democrática de Pensionistas ha hecho un estudio donde el 8,6% de las personas mayores declaran haber sufrido fraude por parte de sus banqueros, todavía no se ha estudiado este tema de forma científica. Solo podemos formular la hipótesis que las compensaciones económicas restauran el nivel económico de la persona y sus planes para la vejez. Además, pueden contribuir restablecer la autoestima, disminuir el estrés de sentirse engañado, y mejorar las relaciones sociales con familia y amigos. Solo son hipótesis», reconoce. Más difícil, concluye, «será demostrar que las compensaciones económicas permiten restaurar la salud y revertir el envejecimiento de aquellas personas que más han sufrido aunque sería posible contestar a estas preguntas con un estudio longitudinal».