El CESE propondrá que se estudie el gasto sanitario tras la crisis financiera en Europa

El CESE propondrá que se estudie el gasto sanitario tras la crisis financiera en Europa

» El estudio de FINSALUD ha sensibilizado a los representantes del CESE que propondrán un estudio sobre el gasto sanitario que ha supuesto la crisis financiera en Europa y su inclusión en las encuestas del EUROSTAT.
» María Victoria Zunzunegui, investigadora de FINSALUD y profesora de Epidemiología, ha presentado los datos y resultados del estudio piloto que avalan los cuantiosos daños producidos por las entidades a los afectados a quienes colocaron productos tóxicos
» Patricia Suárez, presidenta de ASUFIN y patrona de FINSALUD introdujo el histórico de fraudes financieros que han azotado nuestro país y la odisea de los afectados por swaps, suelo, preferentes o las hipotecas multidivisa.

El Comité Económico y Social Europeo (CESE) fue testigo ayer de una jornada dedicada a la denuncia de fraudes financieros en España y Europa. Y es que las personas que se han visto afectadas por fraudes financieros, sufren mayores problemas de salud física y psicológica que la población general. Esto viene avalado por un reciente estudio piloto publicado por FINSALUD en la Gaceta Sanitaria que fue presentado en Bruselas ante la Comunidad Europea.

María Victoria Zunzunegui es la investigadora que ha dirigido este estudio que analizó el estado de salud de 188 personas en España afectadas por diversas estafas financieras. “La salud física es claramente peor, el diagnóstico psiquiátrico es mayor y los problemas de sueño son muy grandes”, declaraba Zunzunegui a Efe Bruselas.

Se trata de indicadores que señalan que algo les está pasando a estas personas. Así, un 85% de preferentistas que no han recibido compensación económica definen su estado de salud como “malo o muy malo”, en comparación con el 32% de la población general. En contraposición, son cifras que se reducen significativamente en quienes han recibido compensación económica. Son problemas que apuntan a problemas de estrés, culpabilidad y conflicto familiar como principales investigadores de malestar entre los encuestados.

Según la presidenta de la Asociación de Usuarios Financieros (ASUFIN) y patrona de FINSALUD, Patricia Suárez, el objetivo de presentar el estudio ante el CESE es concienciar a las instituciones europeas de que las malas prácticas bancarias tienen un impacto en el bienestar de la población. Con esta visita, FINSALUD ha conseguido que el CESE valore la posibilidad de que la Comisión Europa estudie el gasto sanitario que ha supuesto la crisis financiera. Se trata pues, de un estudio necesario que puede demostrar que es posible medir el daño y hacer algo al respecto para mejorar la calidad de vida de los afectados, además de cambiar definitivamente la cultura bancaria.

Representantes de diversos países europeos se identificaron plenamente con la exposición y relataron sus propias experiencias como víctimas de fraudes financieros. Así las cosas, asociaciones de consumidores de países como Francia, Irlanda o Portugal fueron muy contundentes en su condena a estos productos pero sentenciaron la lentitud de la justicia. Es imprescindible, por tanto, que las autoridades en Salud Pública de la UE y Autoridades Financieras articulen medidas de atención directa médicas y psicológicas a los afectados y correctivas para evitar daños futuros para situaciones similares

Además, el CESE propondrá que se incluyan preguntas para estudiar el impacto en la salud de los afectados por fraudes financieros en la oficina estadística comunitaria, Eurostat. Las encuestas de salud europeas incluyen muestras de decenas de miles de personas en cada país participante de la Unión Europea, siendo estas muestras representativas de la población de cada país. Estas muestras poblacionales nos permitirían  estimar la prevalencia del fraude bancario (porcentaje de personas afectadas por fraudes bancarios) y sus factores asociados, tales como los indicadores de salud y la utilización de servicios de salud (visitas médicas, urgencias, hospitalizaciones, uso de medicamentos, etc).

Conferencias como la celebrada ayer en Bruselas propician que en un futuro podamos obtener datos del impacto del fraude en la salud de los europeos. El problema no es solo de España, sino del sistema financiero en su conjunto.

 


 REPERCUSIÓN EN MEDIOS DE COMUNICACIÓN

La Vanguardia

Globovisión

Terra.es

Diario Clarin (Argentina)

Televisa (Mexico)

Ultimahora.com

Impactolatino.com

Los fraudes bancarios causan estragos en la salud de los afectados

Los fraudes bancarios causan estragos en la salud de los afectados

→ Publicado en EL DIARIO.ES por Andreu Missé

Expertos de varias universidades aseguran en un estudio que las preferentes y las hipotecas multidivisa constituyeron un riesgo para la salud pública

Entre otros daños, las víctimas sufrieron problemas psicológicos, dificultades para dormir y un deterioro general en su calidad de vida

La crisis financiera ha sido extraordinariamente costosa para los contribuyentes españoles. El último informe del Tribunal de Cuentas estima en más de 60.000 millones de euros el coste provisional del fiasco financiero. Sin embargo, los perjuicios causados por la crisis han ido mucho más allá de los meramente económicos. Los fraudes bancarios han sido también muy dañinos para la salud de los tenedores de participaciones preferentes y créditos mutidivisa. Esta es la conclusión principal de un estudio piloto realizado por investigadores de la Universidad de Montreal, la Universidad Autónoma de Madrid y la Universidad Carlos III que publicará la revista científica Gaceta Sanitaria.

“Las víctimas de fraudes financieros presentaron peor salud, más problemas de salud mental, dificultades en el sueño y peor calidad de vida que las poblaciones comparables de la misma edad” del conjunto de la población española, sostiene el estudio, del que ya se conoce una versión previa. El trabajo se realizó durante los años 2015 y 2016 sobre una muestra de 188 casos de personas afectadas por abusos bancarios residentes principalmente en Madrid y León, pero también en otras comunidades autónomas como Extremadura.

El trabajo ha analizado dos tipos de fraudes: los perpetrados mediante las participaciones preferentes (unos productos financieros que los bancos colocaron como un ahorro seguro, que en algunos casos ocasionaron pérdidas de hasta el 70% y que afectaron a millón de familias) y los realizados con créditos multidivisa (hipotecas en yenes o francos suizos en las que la deuda fue aumentando de cuantía durante años por el encarecimiento de estas monedas a pesar de que los clientes pagaban los plazos mensuales debidamente).

Uno de los resultados más notable del estudio señala, por ejemplo, que el 63% de las personas que adquirieron participaciones preferentes y no habían recibido compensación económica declararon tener mala salud física, en comparación con el 32% de la media de la población española de la misma edad.

Otro de los perjuicios más significativos es el referido a la salud mental. El 88% de las personas titulares de hipotecas multidivisa reconocieron tener necesidad de atención psicológica, comparado con el 22% de la media de la población general. En relación con el sueño, el 78% de las personas que compraron participaciones preferentes y no habían recibido compensación manifestaron que dormían mal y menos de siete horas, frente al 25% de la población española de la misma edad.

María Victoria Zunzunegui, epidemióloga durante 17 años en la Universidad de Montreal y una de las principales impulsoras de esta investigación, manifiesta que el trabajo demuestra que los fraudes bancarios son un factor de riesgo para la salud de la población. “Lo que vemos es que las personas que han sufrido estos fraudes tienen peor salud, están más enfermas, que la media de la población española de la misma edad”, afirma Zunzunegui. “También hemos comprobado otros aspectos, como que el que ha estado ocho años sin recuperar su dinero tiene peor salud que el que sólo ha estado dos años en esta situación”.

La investigadora destaca “la situación de especial estrés” que sufrieron los tenedores de hipoteca multidivisa. “He comprobado la situación de desesperación de las personas que habían contratado una hipoteca, por ejemplo, de 200.000 euros en yenes en 2008 y debido al aumento de la divisa habían visto aumentar su deuda hasta 220.000 euros en 2011 a pesar de haber pagado las cuotas cada mes”, relata. “Ahora sabemos que estas situaciones producen estrés crónico que comporta una inflamación crónica”.

En las conclusiones del estudio se sugiere que “deberían investigarse los mecanismos por los que los fraudes financieros causan daños a la salud”. Los autores proponen que si los resultados se confirman, “debe proveerse asistencia psicológica y médica, además de las compensaciones económicas”. Los investigadores consideran necesario ampliar y profundizar el trabajo realizado, pero estiman que los resultados obtenidos en este proyecto piloto son ya de por sí indicadores muy valiosos de una realidad social muy poco estudiada y conocida.

El impacto en la salud que han provocado las malas prácticas bancarias preocupa cada vez más a un mayor número de personas. Por ese motivo, el Ayuntamiento de Madrid baraja incluir en su futura encuesta sobre salud algunas preguntas relacionadas con el impacto de los fraudes financieros en las personas afectadas.

El estudio ha sido promovido por la Fundación Finsalud y realizado por María Victoria Zunzunegui, Emmanuelle Belanger y François Béland, investigadores de Salud Pública de la Universidad de Montreal; Tarik Benmarhnia, del Departamento de Medicina de Familia y Salud Pública de la Universidad de San Diego en California; Milena Gobbo, de la Fundación Finsalud; Ángel Otero, del Departamento de Medicina Preventiva de la Universidad Autónoma de Madrid; Fernando Zunzunegui, de la Facultad de Derecho de la Universidad Carlos III, y José Manuel Ribera-Casado, del Servicio de Geriatría del Hospital Clínico de San Carlos de Madrid.

LAS PREFERENTES Y LAS HIPOTECAS MULTIDIVISAS PODRÍAN CAUSAR SERIOS PERJUICIOS A LA SALUD

LAS PREFERENTES Y LAS HIPOTECAS MULTIDIVISAS PODRÍAN CAUSAR SERIOS PERJUICIOS A LA SALUD

  • La Fundación Finsalud ha publicado un estudio pionero que sugiere que los afectados por fraudes financieros tienen una peor salud física y mental.
  • El estudio, llevado a cabo por investigadores de reconocido prestigio, concluye que los fraudes financieros deberían ser considerados un factor de riesgo para la salud.

Madrid, 3 de marzo de 2017.- Antes, durante y después de la crisis económica del 2008-2013, el sector financiero ha abusado de la confianza de pequeños inversores mediante prácticas fraudulentas. Como consecuencia de estas prácticas deshonestas, millones de personas en España han perdido sus ahorros o se han visto obligados a pagar deudas abusivas.

Gaceta Sanitaria publica hoy los resultados de un estudio pionero sobre los efectos de los fraudes bancarios en la salud (Gaceta Sanitaria). El estudio ha sido financiado por la Fundación Finsalud (www.finsalud.com) y llevado a cabo por investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid, Universidad Carlos III y Universidad de Montreal.

Los resultados sugieren que las personas que han sufrido fraudes bancarios por compra de preferentes o contratación de hipotecas multidivisas tienen peor salud física y mental, más trastornos de sueño y peor calidad de vida que la población española de edad comparable.

  • El 63% de las personas que compraron preferentes y no han recibido compensación económica y el 66% de los que tienen hipotecas multidivisas informan tener mala salud comparado con un 32% de la población española.
  • El 77% de las personas que compraron preferentes y no han recibido compensación económica y el 84% de los que tienen hipotecas multidivisas refieren síntomas que indican necesidad de atención de salud mental comparados con el 22% de la población española.
  • El 31% de las personas que compraron preferentes y no han recibido compensación económica y el 29% de los que tienen hipotecas multidivisas han recibido algún diagnóstico psiquiátrico comparados con 12% de la población
  • El 78% de las personas que compraron preferentes y no han recibido compensación económica y el 65% de los que tienen hipotecas multidivisas duermen menos de 7 horas al día comparados con 25% de la población española.

La gran mayoría de los afectados por estos fraudes refieren tener una calidad de vida mala o muy mala.

Entre las personas que compraron preferentes, aquellos que han recibido compensación económica tienen mejor salud física y mental y mejor calidad de vida que los que todavía no han recibido esta compensación pero continúan con peor salud que la población española de la misma edad.

El artículo concluye que los fraudes financieros deberían ser considerados un factor de riesgo para la salud de la población y sus efectos deberían investigarse en estudios longitudinales.

Las personas afectadas por estos fraudes deberían recibir servicios médicos y psicológicos además de apoyo legal.

Maria Victoria Zunzunegui, investigadora principal de este estudio, afirma: “Nuestro estudio sugiere que los fraudes financieros producen serios perjuicios a la salud. Si nuestros resultados se confirman, las personas afectadas podrían solicitar cuidados y compensación por estos daños”.

»  VER ARTÍCULO EN GACETA SANITARIA

»  DESCARGAR PDF – ESTUDIO FINSALUD – GACETA SANITARIA

El drama oculto de las preferentes

El drama oculto de las preferentes

Reportaje publicado en CTXT, por Elise Gazengel

En otoño de 2011 estalló la crisis de las preferentes. Cientos de miles de españoles habían perdido sus ahorros por culpa de las malas prácticas bancarias y comenzaban la lucha para recuperarlo. Un drama económico que empezó a resolverse en los tribunales años más tarde gracias a la movilización ciudadana.

Muchos casos particulares abrieron los telediarios, ocuparon páginas enteras de los periódicos. Algún suicidio o intento de suicidio, afectados explicando que llevan años con ansiedad, matrimonios que no aguantaron la crisis y muchos que, al ser mayores, se quedaron en el camino… Aunque, de manera general, no se solía hablar de los perjuicios a la salud.

Hoy, cinco años más tarde, esos daños ocultos son el rastro de una crisis que sobrepasa la estricta estafa financiera. Como unas muñecas rusas del drama: una vez abierto el desastre económico encontramos otro sanitario.

En junio de 2015, un grupo de expertos en economía, derecho, medicina y ética crearon la fundación Finsalud para establecer, de manera científica, asociaciones entre “la pérdida súbita de los ahorros y la salud física y mental de las personas”.

La tardanza en estudiar e investigar sobre el daño a la salud que provocó el fraude bancario se explica a menudo por la emergencia económica: eran ahorros de toda una vida, casi siempre de personas humildes que lo habían perdido todo y necesitaban recuperarlo lo antes posible.

El periodista Andreu Missé, director de la revista Alternativas Económicas y autor del libro titulado La gran estafa de las preferentes, lleva años trabajando sobre este tema. Para él tampoco fue una evidencia en un primer momento: “Al principio, no era tan consciente del daño moral y sobre la salud porque esto lo fui descubriendo cuando conocí más casos”, cuenta el periodista que recoge varios en su libro.

Roberto Serrano Lluch, economista, presidente de AdaBankia y patrono de Finsalud, reconoce que él tampoco pensó en el riesgo sanitario cuando ayudó a su padre a luchar por el dinero perdido en preferentes. “En un primer momento, me preocupé para que recuperara su dinero, temía que mi padre perdiera sus ahorros de toda la vida y veía que eso le afectaba, pero no tanto en temas de salud aunque sí veía que se pasaba noches sin dormir o con estrés”. Su padre falleció súbitamente pocas horas después de recuperar su dinero.

Daños difíciles de probar

Según Missé, resulta difícil probar que existe un vínculo inherente entre el fraude y los perjuicios en la salud ya que la mayor parte de los afectados eran personas mayores y muchos ya padecían alguna enfermedad debida a su edad. Aunque, para él, parece obvio que el estrés provocado por la pérdida de toda una vida ahorrando dinero afectara la salud de las víctimas ya sea por el agravamiento de enfermedades o por los sufrimientos psicológicos.

“Recuerdo a esta mujer gallega que había perdido 6.000 euros, todos sus ahorros, y que fue a su oficina cada día durante dos meses con una pancarta en la que había escrito ‘Devuélveme mi dinero’. Al final, la echaron y siguió tres meses más fuera de la oficina. Fueron cinco meses en la que estuvo completamente sola. Es de este desgaste psicológico del que estamos hablando. Es un desgaste increíble”, sentencia Missé.

En su libro, el periodista relata cómo en Mataró la profesora de Psicología de la Universidad Autónoma de Barcelona Ingeborg Porcar investigó y dirigió talleres para preferentistas que ya habían cobrado después de varios años de lucha. Según ella, incluso después de recuperar su dinero, los afectados seguían teniendo “una sensación de absoluto descontrol” sobre sus vidas y muchos seguían traumatizados.

Para Missé, el tema de fondo es el engaño sustentado ya que los afectados confiaban plenamente en su banco, pensando que seguían funcionando como cajas de ahorros, destinados a ayudar al pequeño ahorrador. Pero, de momento, son pocos los casos en los que la justicia ha reconocido los daños morales y otorgado indemnización para ellos.

Por esos motivos, los miembros de Finsalud como María Victoria Zunzunegui, profesora de epidemiología especializada en envejecimiento en la Universidad de Montreal, insisten tanto en la importancia de sacar un estudio científico que podría servir de base a una demanda colectiva.

Fue su hermano, Fernando Zunzunegui, abogado especialista en derecho financiero, quien le pidió que se uniera a la fundación al observar que sus clientes afectados por fraudes financieros presentaban mala salud.

La investigadora de Finsalud explica: “Si nuestras investigaciones demuestran que las personas afectadas han sufrido daños en su salud física o mental como consecuencia del fraude, estas personas podrían reclamar por los daños sufridos”.

La profesora recuerda que, en Canadá, en los casos del tabaco o el amianto que ella conoce de primera mano, “ha habido compensaciones colectivas en los tribunales después de establecer la relación causal y demostrar que las víctimas no disponían de la información necesaria para impedir los daños de estos productos tóxicos”.

Primeros resultados científicos

La hipótesis de la fundación es que estas estafas bancarias han aumentado el riesgo de enfermedades cardiovasculares, depresiones y crisis de ansiedad que pueden llevar al suicidio, así como un deterioro general de la calidad de vida del afectado.

A principios de octubre, la fundación presentó sus resultados preliminares con un análisis de unos 200 afectados que habían o no recibido compensación (el estudio prevé estudiar un total de 800 casos). Según la investigadora, los resultados finales estarán disponibles en la publicación científica que se encuentra actualmente en revisión.

Estas primeras conclusiones del estudio no son optimistas. En su análisis, los expertos indican que, en comparación con la población general, los afectados por fraude bancario tienen peor calidad de vida, peor calidad de sueño, menos horas de sueño, peor salud mental y peor percepción de la salud.

Un cuarto de las personas afectadas tiene diagnóstico psiquiátrico aunque, según el estudio, un 80% presenta criterios de “posibles casos” psiquiátricos. Además, de manera general, la salud mental de los afectados por preferentes es regular o mala en el 85% de los casos frente a un 20% del conjunto de la población. Y casi todos sufren algún dolor, sobre todo en el cuello o la espalda, donde se acumula la tensión.

En búsqueda del reconocimiento del sufrimiento

En este estudio, los afectados que no habían recibido compensación eran los que peor salud parecían tener aunque, según las cifras, los preferentistas que ya han recuperado su dinero no están mucho mejor. Ese sufrimiento posterior persistente, ya recogido en el estudio de la psicóloga de Mataró, está ilustrado en otro caso presentado por Missé en su libro.

En Vilanova de Córdoba, Pedro Vera luchó junto a 300 afectados de su pueblo para recuperar un total de 13 millones de euros. Tras dos años y medio de lucha, lo consiguieron pero, al ser preguntado sobre su estado de ánimo, Vera contestó:

“Me siento un poco frustrado. Al fin y al cabo, hemos logrado que nos den lo que era nuestro, hemos tenido que luchar mucho, con mucho sufrimiento y algunos se han quedado por el camino. Ellos en cambio se han ido de rositas, nadie nos ha pedido ni disculpas ni perdón, eso no es justicia”.

El sufrimiento, añadido al sentimiento de culpa, lleva a algunos a querer olvidar esta época después de cobrar el dinero que pensaban perdido. Serrano explica cómo muchos siguen en trauma, “no les gusta recordarlo”, y eso dificulta el trabajo de investigación de la fundación. Missé coincide con esta versión explicando cómo varios expertos y activistas dejaron de contestarle una vez recuperado el dinero. “Quedan todos agotados de tantos años de lucha y ahora quieren olvidar”, explica el periodista.

Pero si los resultados finales del estudio son concluyentes, Serrano espera que puedan servir para que todos estos perjuicios en la salud sean reconocidos. “Nuestro objetivo es dar argumentos científicos para que la reparación sea lo más total posible”, concluye el economista aunque reconoce que siempre faltará algo que ningún estudio podrá lograr: una disculpa.

La labor de Finsalud llega al Parlamento de Varsovia

La labor de Finsalud llega al Parlamento de Varsovia

La patrona de la Fundación Finsalud y presidenta de Asufin, Patria Suárez, habla ante el Parlamento de Varsovia sobre la importante labor que está desarrollando esta fundación, involucrada en el estudio de las consecuencias en la salud que han tenido los afectados por fraudes financieros.

“Que no se entere nadie”: el tortuoso camino de sufrir un fraude financiero

“Que no se entere nadie”: el tortuoso camino de sufrir un fraude financiero

Vergüenza, sentimiento de culpabilidad, ansiedad, afectación en el sueño y peor calidad de vida. Estas son algunas de las consecuencias en la salud que ha tenido el haber sufrido un fraude financiero. Así lo evidencian los resultados preliminares del estudio ‘Fraudes Financieros y Salud’, impulsado por la fundación Finsalud, pionera en la investigación de esta cuestión. “Hay personas que no le han dicho a su pareja lo que ha pasado. Mucho menos se van a meter en un juicio. Esconden el tema. Y cuanto más elevada sea su formación o clase social más les va a costar reconocerlo”, así lo explicó Milena Gobbo, una de las coordinadoras del estudio, en el ‘V Encuentro de investigación Fraudes Financieros y Salud ’, celebrado este lunes en la Escuela Nacional de Sanidad. Tras el trato con varios afectados, Gobbo resumió que el sentimiento de culpabilidad lleva a algunas personas a enterrar el problema y entonar el “que no se entere nadie”, algo que sugiere que pueda haber muchos más afectados. (más…)